¿En qué podemos ayudarte?

Descubre los artículos, novedades y manuales de uso de nuestro ERP

< Todos los temas
Imprimir

Almacenes de depósito

Aliquo entiende por “Depósito” a un almacén que contiene mercancía cedida para su utilización y/o comercialización. En base al propietario de dichos productos, podemos obtener dos tipos de depósitos:

 

  1. Depósito a Terceros. Se trata de depósitos que realiza nuestra compañía a sus clientes para su comercialización y posterior liquidación tras la venta.

  2. Depósitos de Terceros en nuestras dependencias. Proveedores que nos depositan mercancías para su comercialización o apoyo en las producciones cuya liquidación se realizará tras su utilización según los pactos acordados.

La siguiente tabla visualiza los tipos de Almacenes de los que dispone Aliquo para identificar los almacenes de estas tipologías:

 

Para crear, por lo tanto, un almacén de depósito solo debe dar de alta un almacén y especificar en el campo “Tipo Almacén” uno de los valores de la tabla anterior.

 

Operatividad depósitos a terceros

 

Cuando depositamos mercancía a un cliente, sólo tenemos que realizar un movimiento de almacén cuyo origen es el almacén de nuestra empresa que contiene la mercancía y el destino es el almacén de depósito que tenemos en nuestro cliente. El propio documento de movimiento de almacén puede ser utilizado como albarán de transporte y justificante a la hora de entregar en la dirección de nuestro cliente.

 

Cuando nuestro cliente nos comunique las ventas que ha realizado sólo tendremos que realizar un albarán de venta por las cantidades indicadas especificando claramente el almacén del que han salido las mercancías (Depósito en nuestro cliente). De esta forma mantendremos las existencias al día y en todo momento sabremos lo que tenemos depositado.

 

Si el objetivo es mantener unas existencias mínimas en el depósito para que el cliente esté abastecido y no tenga roturas de stocks, es necesario especificar existencias mínimas en la ficha que relaciona los artículos con este almacén y consultar necesidades a la hora de confeccionar el próximo movimiento de almacén que se realice para reponer mercancías.

 

Puntualmente es recomendable realizar inventarios en las dependencias de nuestros clientes con el fin mantener cuadrada la información de nuestro cliente y la nuestra, facturando las desviaciones que pudiesen existir.

 

Operatividad depósitos de terceros

 

Cuando un Proveedor deposita mercancía en nuestras dependencias, debemos realizar un documento de Aliquo denominado “Entrada no Estándar” en el almacén de depósito especificando el código del proveedor. Para cada línea de artículo que introduzcamos en la nota, el sistema propondrá el precio de coste pactado con dicho proveedor con la finalidad de dar la entrada de las existencias y valorarlas adecuadamente.

 

A partir de este momento, podremos realizar las salidas que deseemos de este almacén (albaranes de venta, salidas por fabricación, …).

 

Puntualmente, tendremos que liquidar la mercancía que hemos utilizado para que nuestro proveedor nos facture. Lo realizaremos generando un albarán de compra al proveedor especificando las mercancías consumidas, especificando el almacén de depósito como almacén destino de la compra, pero marcando la casilla “Liquidación de Depósito”. Es importante esta indicación pues especificará al sistema que la mercancía no entre en el almacén, simplemente ajusta los costes.

 

Para configurar un almacén de depósito de un tercero, es necesario cumplimentar los siguientes campos en la ficha del almacén:

 

Es decir, debe indicar el proveedor propietario del almacén y por otro lado debe indicar que se trata de un depósito real.

 

Existe una circunstancia especial que Aliquo soluciona creando un almacén de depósito de tercero con especificación de Tipo de Regularización 002 (Regularización Depósito Virtual), se trata del siguiente caso:

 

Un grupo empresarial formado por varias empresas (fabricantes y comercializadoras) utilizan un almacén físico común donde la fabricante pone las mercancías producidas y las comercializadoras lo utilizan para sus ventas. Al ser empresas diferentes, cada empresa debe tener dado de alta en su sistema Aliquo un almacén donde controlar sus mercancías. El dilema surge cuando la comercializadora vende mercancía que aún no a comprado (por lo que se trata de un depósito) pero la fabricante no le ha depositado explícitamente la mercancía en sus dependencias por lo que en realidad no hay un material físico depositado. Aliquo soluciona este problema creando en la empresa comercializadora un almacén de depósito de tercero con regularización virtual, esto permite generar existencias negativas en este almacén de tal forma que cuando se realice la liquidación y se introduzca el documento de compra las existencias de ese almacén tiendan a 0 y sepamos en todo momento las unidades pendientes de liquidar.

Anterior Advertencias de stock
Siguiente Configuración de la gestión logística
Tabla de contenidos